Torá desde Jerusalem
Parashá Kedoshim - Santos
Libro Vayikrá / Levítico (19:1 a 20:27)

Resumen de la Parashá

En el comienzo de esta parashá el Todopoderoso le transmite a Moshé una exhortación para el Pueblo de Israel, quienes debían ser “santos” (kedoshim).  Este alto grado de espiritualidad comprendía el respeto a los padres, la observancia del Shabat, la no-adoración de ídolos. 

Se prohíbe comer de ofrendas luego del segundo día de ofrecida, y por ello debía quemarse.  Cuando se coseche lo sembrado, se dejará sin recolectar los límites del campo y las espigas caídas, que quedarán para los pobres y los forasteros.  No se debe comer de frutos de árboles dentro de los primeros tres años de plantados. 

Se prohíbe tatuarse o mutilar partes del cuerpo.  No se pueden hacer mezclas anormales, como cruza de animales, entretejido de lana y lino (shaatnez), etc. 

Recuerda el Eterno la prohibición de robar, de mentir al prójimo, calumniar.  Los Benei Israel deben comportarse honestamente, no debiendo demorar la remuneración a sus obreros, como observar que la balanzas y pesas sean exactas.  Los jueces deben ser imparciales en sus dictámenes.

El judío no puede acudir a nigromantes ni a adivinos, ni practicar adivinanzas o magias.  Está prohibido cortarse los contornos del cabello y de la barba.

El judío debe ser compasivo, considerado, amar a sus semejantes como a sí mismo.

Son reprimidos los pecados de adulterio, violación y perversión. 

Los Hijos de Israel deben observar una vida de pureza y moralidad.


www.mesilot.org             yeshiva@mesilot.org